viernes, 27 de noviembre de 2015

Debate Nacional: La Marihuana

Érick no intentó resistirse al asalto cuando a él y a su papá les robaron su camioneta, pero aún así le dispararon. Eran las nueve de la noche y acababan de llegar a su casa en Los Olivos después de hacer unas compras, recordó con voz entrecortada el padre, don Pablo. Los delincuentes no se percataron de que padre e hijo aún llevaban puesto el cinturón de seguridad.

Dos hombres apuntaban a don Pablo con una pistola, lo jaloneaban para sacarlo de la camioneta de su pequeño negocio. Él mismo trataba de zafarse del cinturón. El otro asaltante intentaba lo mismo con su hijo Erick. Don Pablo gritaba: «Llévense todo, no le hagan daño a mi familia». Pero nada los detuvo. Una vez en el suelo, lo golpearon con la cacha del revólver y el que parecía ser el cabecilla de la banda se dirigió al asiento donde estaba el universitario de 19 años y le metió un balazo en la cabeza.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...