miércoles, 14 de enero de 2015

Sólo para Mujeres: "Durmiendo con el enemigo"

«No lo soporto» admitía una angustiada amiga luego de tres meses de convivencia con su novio. Me sorprendió porque parecían la pareja perfecta. Tenían personalidades distintas, pero daba la impresión de que ese era el éxito de su relación: el complemento. Yingyang, dirían algunos. Ella, habladora, espontánea. Él, callado y tranquilo. Ella, conflictiva y alborotada, él no se peleaba ni con su sombra. Ella, altanera, él, conciliador. Todo marchaba bien hasta que decidieron vivir bajo el mismo techo.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...