martes, 26 de agosto de 2014

Sólo para Mujeres (cáp. 28) "Confesiones"

La noche que lo conocí calculé que tenía 28 años. Yo tenía 33, estaba divorciada y sin intenciones de empezar ninguna relación, menos aún con alguien que –supuse- tenía 5 años menos que yo. Pensé que aquel sábado de discoteca sería la última vez que lo vería. Pero al despedirnos quiso que le diera mi celular. Mi primera reacción fue preguntarme: ¿para qué? Pero accedí cuando me pidió que lo dijera lento para memorizarlo: se le había perdido su celular y no podía incluirme a sus contactos. Sonaba a mentira, ¿no? Yo imaginé eso. Creía que se trataba de algún truco de seducción para que me dejara llevar por el momento alucinando que sus intenciones eran ‘serias’.  ‘¡Ay chibolo –pensé- qué iluso!. Le di mi número a la volada y entre risas. Años más tarde, comprobé no solo que aquella vez había perdido su celular, sino que tiene una facilidad impresionante para olvidarse las cosas en todas partes. En eso somos iguales.



Sólo para mujeres (cáp. 27): "Esa Bruja es tu Jefa"

La primera vez que pisé una sala de redacción tenía 21 años. Era sábado 2 de enero, allá por 1998. Cuando el profesor que me convocó para hacer prácticas pre-profesionales me dijo que me esperaba en canal 7 un sábado a las 8 de la mañana, casi me da un infarto. En ese entonces tenía como dogma no abrir los ojos antes de las 11 de la mañana y menos aún luego de la juerga del año nuevo. ¡Cómo cambian las cosas!

Recuerdo el tapizón rojo que cubría toda el área de prensa. Gente caminando de un lado al otro, todos en jeans, había  gritos, risas, mucha bulla. Me encantó. El televisor  y la radio estaban a todo volumen, así como el  scanner, un aparato que capta las comunicaciones por radio de la policía y los bomberos. “Para llegar antes que todos”, me explicó el jefe de reportero o de informaciones, al que llamaban “Chucky”. 

Cando empiezas a trabajar es como si recién empezarás a vivir. Cuando estudias estás con gente de tu edad que andan en lo mismo y tienes la ayuda de tus profesores y familia. En la chamba debes enfrentarte solo al mundo.  
Al inicio parece que en el periodismo existe un trato horizontal a los reporteros sin importar género, porque hombres o mujeres cubren todo tipo de noticias: Desalojos, operativos policiales, huaycos, asesinatos, conferencias de prensa, actividades en el Congreso, Palacio de Gobierno.

lunes, 11 de agosto de 2014

Choca, no "estás en todas"

Antes tomábamos desayuno todos los días. Él era solo productor del bloque de espectáculos de "Primera Edición" y yo tenía un hueco de horario de 9am  a 12, que empezaba el noticiero del mediodía. Ahora ni nos vemos.

Él es jefe de producción de América Televisión y conductor de "Estas en Todas". Yo, salgo corriendo del canal para cumplir con mis deberes de "madre abnegada" hasta las 5 y 30 que regreso a trabajar a "N Portada" en  Canal N.

Saliendo del programa nocturno nos encontramos de casualidad, un linda casualidad. 

viernes, 8 de agosto de 2014

Sólo para mujeres (cáp 26): "Mamá a la vejez"

Fabio inicia su terapia ocupacional arriba mientras yo escribo estas líneas en el primer piso de mi mini-duplex, exdepa de soltera. Antes, 140 metros cuadrados eran más que suficientes para mí. Lo único importante era tener una cama cómoda. Ya saben lo prioritario que es dormir en mi vida. Hoy no sé a dónde ubicarme para no escuchar la bulla del vecino, la aspiradora, ni los gritos de emoción de Fabio al encontrar su juguete favorito: ¡¿Titiiiiiiii?!

Antes cuando tenía que informar en el noticiero sobre estimulación temprana para bebés, era crítica: «Nunca recibí esos talleres y no me ha ido tan mal en la vida» decía soberbiamente aquella periodista soltera que fui. Sin embargo a los 10 meses de nacido inscribí a mi hijo en un nido cerca a la casa y ahora, a los 15, empieza este taller que según me explican va a mejorar su concentración. Para que no necesite ponerse tampones en los oídos para escribir un texto de 450 caracteres como mamá. Acepté de inmediato.


Sólo para mujeres (cáp. 25): "Tu chico hasta en el la oficina"

Cuando le conté a una amiga que escribiría sobre las parejas que trabajan juntas, esbozó una inmensa sonrisa. Ella había asumido un nuevo desafío laboral hacía unos meses y poco después su esposo recibió una propuesta imposible de rechazar que lo llevó directamente al primer piso del nuevo trabajo de ella. No me gusta decir ‘nunca’, porque a golpes he aprendido que esa palabra es casi utópica, así que solo diré que espero que la vida no me ponga en esas circunstancias.


viernes, 1 de agosto de 2014

Qué tal si...



Hace unas semanas los amigos de ASIASUR me convocaron para alucinar  un rato en su sección "Qué tal si...."  Son cosas que a veces pienso pero no necesariamente que vaya hacer, ni que me gustaría hacer, porsiaca..... 


¿Qué tal si…

Verónica Linares

De infinitas posibilidades, en la vida se escoge una y se sigue adelante. Lo demás no existe, nunca fue. Nunca, salvo en el papel, ese espacio inmune a las leyes de la naturaleza donde lo pasado y lo futuro son una carta abierta al juego. La periodista Verónica Linares coge lápiz y papel, y se permite volar.





1.-…dejo de cuidarme y salgo embarazada de una vez?
En un año me va a dar más flojera.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...