lunes, 15 de marzo de 2010

El tío Crousillat

Este fin de semana recibí la llamada de un colega siempre muy bien informado de todo: “pasaran cosas” me dijo misteriosamente. Se refería al tío Crousillat. Yo asustada con apenas un mes de separada de mi esposo le respondí: lo último que me falta es que además de quedarme sin marido me quede también sin trabajo. No, tranquila me dijo pero debes estar preparada.

Después del año 2000 pensé que ya habíamos visto todo lo que era capaz de hacer e l poder político con tal de hacerse de un medio de comunicación. Pero no era así. El indulto y posterior “des-indulto” a José Francisco Crousillat es una verdadera vergüenza.

Alan García quiere que creamos que fue sorprendido, que pensaba que el señor Crousillat estaba tan mal de salud como para no cumplir su condena en la cárcel y que por eso debía otorgarle la gracia presidencial. Qué bueno que es el presidente, que humanitario.

Si esta compasión fuera verdadera como haríamos con todos los otros presos enfermos de cáncer terminal, de sida o de tuberculosis o aquellos inocentes que no reciben una sentencia durante años debido a la carga procesal y luego hasta terminan muertos por no pagar cupos a los “taitas” de cada pabellón.

Además, acaso García dijo algo cuando cuándo el ex empresario de tv apareció en Asia? Si el buen estado de salud de Crousillat le parece un engañado por qué recién pitea. Este es un tema meramente político. Alan sabia que sacando de la cárcel a este señor molestaría a los actuales dueños de canal 4. Sabía que Crousillat no iba a quedarse tranquilo viendo como habían crecido sus nietecitos durante su encierro, sabía que la familia trataría, ya con el patriarca fuera, de meterse a su canal como sea. Asi fuera con una medida cautelar de Motupe en Lambayeque.

El presiente era tan obvio que cuando el indulto de Crousillat estaba en la mesa del Ministro de Justicia el año pasado se burlaba de los dueños de canal 4 a través de sus reporteros y hasta lanzó un comentario sarcástico durante una comisión. “Están asustados en el 4” y luego soltó una de sus ya conocidas carcajadas. Así quede que estamos hablando por favor.

Personalmente no me interesa que paso en la transferencia de América tv. El canal se caia a pedazos, todo los vimos y de pronto aparecieron unos con billete y lo salvaron. Si fueron los Miroquesada o los Romero Caro da igual. La cosa es que no jodan a los periodistas con sus intereses económicos y políticos. Y hasta ahora eso se cumple. Nadie jode.

Aquí la verdad es que no se trata de salvaguardar a canal 4 del cuco Crousillat sino del cucazo de Alan García que caleta quiere tener poder sobre el canal más poderoso de este país. La pregunta es ¿Para qué? Que miedo tratar de respoder. Será acaso para preparar todo para su nueva candidatura en el 2016, será para controlar al 4 cuando empiecen las investigaciones de todas las cochinadas de este gobierno, o tal vez para vengarse por haber sido el único medio que se atrevió a soltar lo de los petroaudios.
Eso es lo que tenemos que descubrir y no si el tío Crousillat está mal del corazón o no.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...